Pasando una plancha de cabello por la aduana, una distinguida dama venía en un vuelo de Irlanda y pidió al cura que venía al lado de ella que