Llega la ancianita, 93 años, al Reclusorio Sur. Imagínatela con su bastón: -Señor, vengo a la visita conyugal. -Ay señora, ¿con quién? -Con el que sea, me vale. Con el primer güey que esté a la mano, yo me le aviento, me cae.