En maternidad sale el médico y dice:
Felicidades son quintillizos.
Tengo un cañón, contesta el padre orgulloso.
Límpielo un poco, porque han salido negros.